Taller de Lutheria

Pablo Curatella comenzó sus estudios de luthería en el año 1989, con el maestro Alejandro Bertoncello en la ciudad de Buenos Aires, construyendo dos violines y una viola, basados sobre modelos de la escuela italiana. Utilizó tanto matrices interiores como exteriores para la construcción de las fajas. Bajo la tutela de su maestro practicó tanto reparaciones y restauraciones de violines, violas y violoncellos, como también reparaciones y encerdados de los arcos.

Al mismo tiempo instaló su primer taller en una antigua casa del barrio de Belgrano, la que había pertenecido a su abuelo, el escultor Pablo Curatella Manes (1891-1962). En 1996 con el ingeniero en física Roberto Etkin y su padre el ingeniero en electrónica Jorge Curatella estudió  y realizó pruebas de ajuste de tapas y fondos libres de violines, sobre los textos de la Sra. Carleen Marley Hutchins. La aplicación de esta técnica le permitió mejorar la calibración de los espesores de las tapas y fondos de violines, violas y violoncellos, logrando así mayor calidad y velocidad de sonido.

Antes de iniciar sus estudios de lutheria, Curatella se formó como violoncellista, con los maestros  Wladimir Glagol y Nicolás Finoli. Dedicándose a la música de cámara, en especial, en formaciones de tríos y cuartetos de cuerdas.

Desde el año 2005 y hasta la actualidad, estableció su nuevo taller en el histórico barrio de San Telmo, de la ciudad de Buenos Aires, donde se dedica a la construcción, reparación, venta y asesoramiento de violines, violas y violoncellos, como así también a la reparación, encerdado y venta de arcos.